zapatos niños baratos

Los pies son una de las partes más delicadas y sensibles a diferentes afecciones tanto cutáneas como traumatológicas que pueden dificultar el acceso de nuestros hijos a una vida saludable basada en el ejercicio físico. Para evitar que nuestros pequeños sufran dolores en las plantas y dedos de los pies, así como minimizar la existencia de rozaduras y cansancio prematuro, un calzado adecuado es determinante.

Hacia los 10 meses los niños empiezan a gatear y las puntas de sus dedos golpean constantemente contra el suelo. Para proteger sus huesos y evitar deformaciones los zapatitos de bebé con puntera y dorso reforzados son muy recomendables. Para ello en Pisotón disponemos de una amplia gama de zapatos niños baratos específicos para esta etapa tan importante, como por ejemplo BIOGATEO.

Cuando empiezan a dar los primeros pasos, debe buscándarse un zapato que sea fuerte y bien consistente en los laterales y en la parte superior. Existe una amplia oferta que se adapta a la economia de cada familia sin tener que renunciar a la calidad y comodidad.

Hasta aproximadamente los diez años, el crecimiento del pie es rápido y constante. Es buena idea comprobar una vez al mes si el zapato se ha quedado pequeño, para realizar esta comprobación adecuadamente habrá que cerciorarse de que el dedo más largo del pie queda a 1 centímetro de la puntera, comprobar si cabe (sin forzar) nuestro dedo índice entre el talón del niño y su zapato, ver si existe enrojecimiento o rozaduras en sus pies. En caso de duda, siempre es mejor consultar con un profesional.

Finalmente, también es importante que el calzado del pequeño se adapte a la situación. Por ello, es conveniente que aquellos niños que ya están en edad de realizar varias actividades a lo largo del día (un paseo por un parque o por el campo, actividades deportivas, el colegio) dispongan de pares adaptados a cada una de estas situaciones. Para el colegio, unos zapatos niños baratos, resistentes que mantengan los pies descansados, para los paseos entre los charcos unas botas impermeables y para hacer ejercicio, unas deportivas especialmente diseñadas. Todos los pequeños esfuerzos que hagamos por nuestros hijos se verán recompensados con sus sonrisas y bienestar.